Envío gratis en compras de $999 o más

Pulsera de cuarzo ahumado con dije de mini caracoles y gold flakes. El dije mide 4 cms de alto. La pulsera mide 9 cms de diámetro, viene con resortable. Estos caracolitos vienen de un aumento del río Yautepec, que pasa por el Estado de México hasta Morelos, para unirse al río Balsas y desembocar hasta el océano Pacífico. En temporada de lluvias suele elevarse el nivel, pero hace un par de años subió demasiado y salió de curso, cruzando por varias casas. Este aumento del agua reposicionó todo tipo de organismos de un lado a otro, incluso se fueron algunos peces del estanque que tenemos. A cambio el río dejó muchos caracolitos a la orilla de este estanque, pero estos moluscos no sobrevivieron. Ya pasaron algunos años y las conchas todavía no han logrado desintegrarse. Para aprovecharlos, los preparamos para inclusionarlos en estos cuadritos miniatura para inmortalizar la belleza de la perfección matemática. Las conchas de estos moluscos siguen la secuencia de Fibonacci, una sucesión numérica que se presenta en la naturaleza y en su perfecto orden.

Pulsera cuarzo ahumado con mini caracoles y gold flakes

$249.00
Pulsera cuarzo ahumado con mini caracoles y gold flakes $249.00
Entregas para el CP:

Opciones de envío

Pulsera de cuarzo ahumado con dije de mini caracoles y gold flakes. El dije mide 4 cms de alto. La pulsera mide 9 cms de diámetro, viene con resortable. Estos caracolitos vienen de un aumento del río Yautepec, que pasa por el Estado de México hasta Morelos, para unirse al río Balsas y desembocar hasta el océano Pacífico. En temporada de lluvias suele elevarse el nivel, pero hace un par de años subió demasiado y salió de curso, cruzando por varias casas. Este aumento del agua reposicionó todo tipo de organismos de un lado a otro, incluso se fueron algunos peces del estanque que tenemos. A cambio el río dejó muchos caracolitos a la orilla de este estanque, pero estos moluscos no sobrevivieron. Ya pasaron algunos años y las conchas todavía no han logrado desintegrarse. Para aprovecharlos, los preparamos para inclusionarlos en estos cuadritos miniatura para inmortalizar la belleza de la perfección matemática. Las conchas de estos moluscos siguen la secuencia de Fibonacci, una sucesión numérica que se presenta en la naturaleza y en su perfecto orden.